El desarrollo de políticas dirigidas al desarrollo sostenible tiene su máximo exponente en los Planes de Movilidad, como instrumento que permite conseguir mejoras para la sociedad en general, participando activamente en la reducción de la contaminación ambiental, y así avanzar hacia un modelo de sociedad futura donde el crecimiento económico, la cohesión social y la protección del medio ambiente se traten como tres aspectos de un único reto estratégico.

El Plan de Mobilidad

El proceso para el diseño y elaboración del Plan de Movilidad Sostenible responderá a seis fases, de forma sucesiva y ordenada, otorgando a cada una de ellas el espacio, el tiempo y los recursos necesarios.

Es impotante destacar que las medidas incluidas en el Plan de Movilidad estarán destinadas a responder las necesidades que se desprendan de un previo Diagnóstico de Situación:

La transición hacia esta movilidad es esencial para conseguir cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un plan de acciones impulsado por Naciones Unidas donde se contemplan 17 objetivos que se tendrían que lograr en 2030, abordando la salud, el cambio climático, la pobreza, la desigualdad de género, el fomento de la paz, entre otros.
La movilidad sostenible impacta de manera transversal en varios objetivos, destacando en especial los ODS 3. Salud y bienestar, ODS 7. Energía asequible y no contaminante, ODS 9. Industria, innovación e infraestructura y ODS 11. Ciudades y comunidades sostenibles.